UNA NOCHE EN EL MUNDO DEL ARTE

Por Yolanda Díaz
52 vistas

En días pasados me invitaron a una exposición de arte y aunque soy novata en el tema acepté gustosa, puesto que nunca está demás aprender cosas nuevas, además que un poco de arte y cultura siempre contribuye.

Pues me di cita en la galería donde se llevaría a cabo el evento, una casa antigua que parecía recién remodelada con varias habitaciones en color azul intenso,  adaptadas para dicha exposición.

Al llegar, el artista de nombre Bradley Narduzzi, nos dio la bienvenida cálidamente como si fuésemos conocidos de antaño y nos invitó a que pasáramos a contemplar su obra.

Narduzzi de 55 años nació en New Haven, Connecticut, EUA., estudió arquitectura en la universidad de Columbia, fue diseñador de muebles años antes de dedicarse de lleno a su carrera de pintor. 

Recibió la beca Solomon R. Guggenheim Foundation para el programa de Venecia. En 2001 recibió el Premio de Artista del New York Council on the Arts y en 2003 el Young Artist Award de the Art Student League de the Art Student League of New York City. (datos galeriaarterna.com)

Su vida personal y laboral la intercala entre México y New York.

Sus exposiciones individuales han sido en diferentes partes de México así como en Cuba, además de las exposiciones colectivas entre diferentes estados de la República Mexicana y EUA.

Después de hacer el recorrido por la Galería acompañado de un exquisito mezcal, Bradley nos comentaba que era su primera exposición después de pandemia.

Sus obras resaltaban los colores y contrastes de un artista que tiene muy bien definido un estilo, sin embargo había una obra en particular en blanco y negro que si la observabas con atención destacaban las simetrías de forma individual en una sola obra.

Algo que me llamó la atención es que el artista tuvo el detalle y tiempo de convivir con cada uno de los que asistimos, pero además  explicaba sus diferentes obras con una sencillez y carisma poco común en ese ambiente.

La velada transcurrió en un ambiente bastante agradable y aunque la mayoría de los invitados se conocían, en mi caso que era “nueva” en estos menesteres artísticos,  sentí la calidez en la atmosfera, me invitaban a las diferentes conversaciones entre mexicanos y extranjeros.

Sin duda una experiencia peculiar que con gusto repetiría.

Y desde aquí todo el éxito a Bradley Narduzzi.

“En el arte, la mano nunca puede ejecutar cualquier cosa más alta de lo que el corazón puede imaginar”. Ralph Waldo Emerson

Nos leemos la próxima semana.

También te puede interesar

Orus Media

Somos un medio de comunicación digital multimedia, que busca convertirse en un referente de la información política y social en México.

Suscribete

Suscríbete y podrás recibir todo nuestro contenido digital

Noticias

@2022 – All Right Reserved.